Síguenos:
 Juventudes Socialistas de la Provincia de Toledo © 2014
Aviso Legal
Nuestra historia La   primera   agrupación   de   Juventudes   Socialistas   se   creó   el   27   de   septiembre   de   1903   en   Erandio,   Bilbao,   apenas   10   días   después   de que   Tomás   Meabe,   fundador   de   la   organización,   escribiera   en   el   periódico   “La   lucha   de   clases”   un   editorial   titulado   “Derroteros”,   en   el que   hablaba   sobre   la   necesidad   de   crear   una   organización   de   jóvenes   inspirada   en   las   Jóvenes   Guardias   Socialistas   de   Bélgica, primera organización socialista juvenil. La   creación   de   agrupaciones   por   todo   el   norte   fue   inmediata,   especialmente   en   las   zonas   mineras   o   industrializadas,   en   las   grandes ciudades,   y   en   las   capitales   neurálgicas   del   movimiento   obrero.   Pero   el   nacimiento   de   Juventudes   Socialistas   de   España,   tal   y   como hoy   la   conocemos,   tuvo   lugar   con   la   celebración   en   Bilbao,   del   14   al   16   de   abril   de   1906,   de   un   congreso   en   el   que   se   aprobó   la constitución de la Federación Nacional de Juventudes Socialistas Españolas. En   1908   se   celebró   el   II   Congreso   Federal,   que   sirvió   para   sentar   las   bases   ideológicas   de   la   organización.   Así,   además   del antimilitarismo,   que   inspiró   la   creación   de   la   organización,   se   aprueban   resoluciones   que   muestran   la   preocupación   por   la   educación   y la formación, o un incipiente feminismo, que lleva a admitir la creación de grupos femeninos dentro de las Juventudes Socialistas. Entre   1908   y   1919   se   produce   un   espectacular   crecimiento   de   la   organización,   y   se   crean   agrupaciones   a   lo   largo   de   toda   la   geografía española,   pero   la   constitución   en   1919   de   la   III   Internacional,   y   la   definición   política   de   Juventudes   Socialistas   a   favor   de   ésta,   frente   al PSOE,   que   en   congreso   extraordinario   decidió   mantenerse   en   la   II   Internacional,   marca   una   ruptura   que   cristalizó   en   1921,   cuando   un Congreso   extraordinario   decidió,   con   una   exigua   diferencia,   integrar   la   organización   en   el   recién   creado   Partido   Comunista   Obrero Español, para construir la Federación de Juventudes Comunistas. No   sería   hasta   1925   cuando   un   grupo   de   jóvenes   decidió   reorganizar   las   Juventudes   Socialistas   con   la   celebración   del   I   Congreso Nacional   de   JSE,   denominado   como   el   de   la   refundación,   que   también   decidió   la   reincorporación   al   PSOE.   Comenzó   así   una   nueva etapa   caracterizada   por   el   bajo   perfil   político   de   las   Juventudes   Socialistas,   muy   controladas   por   la   dirección   del   PSOE,   que   temía   que se repitiera lo acaecido en 1921. El   III   Congreso   Nacional   de   las   JSE,   celebrado   en   Mayo   de   1929,   marcó   un   giro   en   los   posicionamientos   políticos   de   la   organización, que se atreve a esbozar un programa político y reivindicativo propio, que se consolidaría en el congreso celebrado en 1932. Con   la   caída   de   la   dictadura   se   abre   en   España   un   proceso   revolucionario   que   desemboca   en   la   proclamación   de   la   II   República,   el   14 de   abril   de   1931,   que   supone   un   espectacular   crecimiento   de   la   organización,   que   pasa   de   los   1.500   militantes   en   el   Congreso   de   1929 a 12.000 en su Congreso de febrero de 1932. El   Congreso   de   1932,   por   otra   parte,   sería   la   palanca   de   impulso   definitivo   a   la   organización.   Se   recoge   toda   una   serie   de   resoluciones, en   la   práctica   un   programa   de   actuación   reivindicativa   en   todos   los   órdenes,   junto   con   un   análisis   serio   de   la   situación   política   y económica.   Además,   también   se   fijaron   las   normas   para   crear   las   milicias   Socialistas   (grupos   que   contrarrestaban   los   ataques mediáticos   y   públicos   de   la   derecha,   mediante   la   difusión   y   explicación   de   los   proyectos   llevados   a   cabo   por   el   Gobierno   de   la Republica). El   V   Congreso   de   las   Juventudes   Socialistas   de   España   se   celebró   en   abril   de   1934,   y   en   él   se   elige   una   nueva   dirección,   que   propició la   unificación,   en   1936,   de   las   Juventudes   Socialistas   de   España   y   la   Unión   de   Jóvenes   Comunistas   de   España,   bajo   la   denominación de Juventudes Socialistas Unificadas (JSU), y con Santiago Carrillo como Secretario General. Pero   el   14   de   Marzo   de   1939   jóvenes   socialistas   de   toda   la   España   Republicana   se   reunieron   en   Madrid   y   decidieron   reconstruir   la Federación    Nacional    de    Juventudes    Socialistas,    después    de    que    las    Juventudes    Socialistas    Unificadas    destituyera    a    todos    los dirigentes contrarios a su radicalización y su paso al Partido Comunista. Tras   la   guerra   civil,   con   la   mayoría   de   los   militantes   en   el   exilio,   en   prisión,   o   viviendo   en   la   clandestinidad,   hubo   varios   intentos   de reconstituir   la   organización   desde   el   exterior,   pero   sería   en   abril   de   1945   cuando   se   celebró   en   Toulouse   un   Congreso   en   el   que   se decidió la constitución de una única Federación de JSE, con sede en dicha ciudad francesa. La   reorganización   en   el   interior   fue   más   dura   debido   a   las   condiciones   de   persecución   y   exterminio   de   todos   los   militantes   de   izquierda que   no   pudieron   salir   de   España.   Los   primeros   contactos   organizativos   tuvieron   lugar   en   las   cárceles   y   campos   de   concentración,   y   en realidad   fueron   jóvenes   socialistas   los   que   asumieron   la   gran   tarea   de   agrupar,   reconstruir   y   mantener   viva   la   llama   de   la   organización socialista durante toda la etapa de la Dictadura. A   principios   de   los   años   70   los   militantes   en   el   interior   comienzan   a   tomar   un   protagonismo   que   se   consolida   a   partir   de   XI   Congreso, celebrado   en   Lisboa   en   1975.   El   19   de   Febrero   de   1977   Juventudes   Socialistas   de   España   se   convierten   en   una   organización   legal,   y en   septiembre   de   ese   mismo   año   se   celebra,   bajo   el   lema   “Hagamos   Crecer   el   Socialismo”,   el   XIII   Congreso   de   las   JSE,   en   el   que   se realiza   un   gran   esfuerzo   para   adecuar   la   organización   a   una   estrategia   marcada   por   la   realización   de   una   política   específicamente juvenil.   La   Carta   Constitucional   de   la   Juventud,   en   la   que   se   recogían   las   reivindicaciones   juveniles   que   se   pretendían   incorporar   en   la Constitución, que en aquel entonces se comenzó a elaborar, supuso el referente político de Juventudes Socialistas. La   victoria   del   PSOE   en   octubre   de   1982,   fue   para   los   jóvenes   socialistas   un   momento   de   gran   esperanza   e   ilusión,   pero   también provocó   momentos   de   tensión   en   el   seno   de   la   organización,   que   no   siempre   se   mostró   de   acuerdo   con   las   decisiones   tomadas   desde el Gobierno. Siguieron   años   de   intensos   cambios   tanto   en   lo   político,   como   en   lo   social,   y   Juventudes   Socialistas   tuvo   que   adaptar   su   ideario   político a las nuevas necesidades sociales que iban surgiendo. A   principios   de   los   90,   la   desmovilización   de   la   juventud,   y   el   giro   hacia   la   derecha   experimentado   por   el   voto   joven   marcaron   la necesidad   de   plantear   un   cambio   organizativo   que   sirviera   para   abrirse   a   la   juventud.   En   el   congreso   de   1993   se   pusieron   las   bases   de este   cambio,   que   se   materializó   en   el   celebrado   en   1996,   donde   se   establecieron   nuevas   formas   de   trabajo,   presididas   por   la   necesidad de   atacar   frontalmente   el   conservadurismo,   promover   las   opciones   de   los   jóvenes,   e   implicarse   directamente   en   el   debate   de   la   familia socialista. Esta   línea   de   renovación,   y   de   mayor   implicación   de   la   organización   en   aquellos   foros   en   los   que   los   jóvenes   estaban   presentes, especialmente   el   CJE,   se   reforzó   a   partir   del   XXI   Congreso,   celebrado   en   2000.   Este   congreso,   además,   trajo   consigo   un   cambio   en   las relaciones   de   Juventudes   Socialistas   con   el   PSOE.   Juventudes   Socialistas   volvía   a   participar   en   los   órganos   de   decisión   del   Partido con   voz   y   voto,   lo   que   ampliaba   la   capacidad   de   la   organización   para   hacerse   oír,   y   al   mismo   tiempo   trasladar   la   voz   de   los   jóvenes   al Partido. De   este   modo   se   impuso   un   modelo   de   trabajo,   que   sigue   vigente,   en   el   que   los   jóvenes   socialistas   han   consolidado   su   papel   como intermediarios   entre   el   PSOE   y   los   jóvenes,   y   viceversa.   Un   período   que   ha   estado   marcado   por   la   presencia   de   los   jóvenes   socialistas en   la   calle,   en   las   universidades   y   centros   de   educación   secundaria;   por   una   activa   participación   dentro   del   movimiento   asociativo juvenil,   la   colaboración   con   los   movimientos   sociales,   y   una   intensa   actividad   política,   que   ha   permitido   trasladar   las   inquietudes   de   los jóvenes   y   sus   problemas   a   los   principales   ámbitos   de   decisión   del   Partido,   y   transformarlas   en   compromisos,   y   finalmente   en   políticas concretas.
Flickr
Twitter
Instagram
Created with flickr badge.